7 libros que todo amante de Frida Kahlo debe leer

By Fernanda Velazquez 2 semanas agoSin comentarios
Home  /  LeerMx - Hashtag  /  #MedaUnLibroDe  /  7 libros que todo amante de Frida Kahlo debe leer

Frida Kahlo es una mujer en la que se guardan todos los enigmas y misterios del México artístico, del México sufriente. Mucha de la identidad nacional, si no es que toda, queda resumida en sus colores, figuras, fotografías, romances y llantos; esa fémina de mirada penetrante y una sola ceja ha logrado en la historia de nuestro país más de lo que pudiéramos imaginar con el simple hecho de quebrar los límites de la representación, de no adoptar ningún movimiento artístico, sino de seguir su propio camino.

A Kahlo no hay que entenderla; por el contrario, basta con admirar sus pasos y acompañar sus procesos para ir descubriendo poco a poco, pacientemente, quién era, en qué se ha convertido. Distintos factores de transformación y producción la dirigieron por un sendero donde el trazo se hizo más que personal, íntimo; con una instauración espiritual demasiado particular, un boceto testimonial, una acción terapéutica y un grito hecho caballete, ha dejado sobre el mundo trozos de pasión, sexo, desolación y dolor.



Pero resulta que todo ello no se puede apreciar más allá de lo superficial mediante su pintura, aunque ésta no sea para nada banal. El complejo rompecabezas que resulta Frida, ahora lejos de su presencia física en el mundo, convertida en piezas metafísicas arrojadas sobre la mesa, probablemente es un juego mental que nadie será capaz de armar nunca, pero podemos estar cerca de su solución si prestamos atención hasta a los rincones más oscuros del planeta.

Dichos pedazos han quedado esparcidos en memorias, entrevistas y vestidos, por no mencionar las notas y dibujos que realizó en su diario. Con el paso del tiempo se han tratado de reunir esos objetos o voces que, como destinos de otra vida, guardan las esencias o los secretos de un personaje que nunca dejaremos ir, que siempre será el repositorio de nuestra mística y orgullo.

Con un poco de suerte, al leer estas obras y hallar a la verdadera mujer vestida de tehuana, haremos frente a ese miedo que compartimos con ella: el de la soledad.

 


“El diario ilustrado de Frida Kahlo” (1944-54), Frida Kahlo

No hay manera de explicar mejor el contenido de estas páginas que no sea como el desahogo de sueños, pesadillas y reflexiones. Con una estética tan propia al escribir como al pintar, Frida nos narra el devenir de su existencia en cada espacio libre de la hoja.


“Nunca te olvidaré” (2005), Salomon Grimberg

A partir de correspondencia y fotografías inéditas de la artista mexicana con Nickolas Murray, se vuelve a descubrir uno de los amores que tuvo en esta tierra la mujer que más polémica causó en su época con respecto a su vida personal.


“Escritos de Frida Kahlo” (2004), Raquel Tibol

Recados, telegramas y textos toman rostro y alas en este libro que, probablemente si Tibol no hubiera estado tan cerca a la casa de los Rivera, nunca se hubiera podido materializar en esos vestigios de la vida entre alcatraces y xoloescuintles.


 

 


“Frida: El pincel de la angustia” (2015), Martha Zamora

Lo que hace peculiar a esta entrega editorial es que no sólo se muestran sus obras y producciones íntimas, sino que a partir de reportes y memorias de sus enfermedades, se hace un análisis clínico o psicológico de su vida.


“Frida Kahlo: Sus fotos” (2010), Pablo Ortiz Monasterio

Este libro es un compendio de más de 500 fotografías. Imágenes que acercan tanto a Frida y sus entornos que llega el momento en que imaginamos haber estado en sus recámaras, sus fiestas, sus cenas y sus peleas. Mediante estos retratos extremadamente personales, tu mente genera recuerdos de lo jamás vivido.


“Frida: Una biografía de Frida Kahlo” (2002), Hayden Herrera

Si tuviéramos que catalogar este texto, podríamos llamarlo como un estudio alrededor de una vida en la cama. Herrera logró en estas páginas el flujo perfecto de intensidad y cariño como para mostrar muchas caras de la artista atravesadas por estos dos sentimientos.


“Frida Kahlo: Una vida abierta” (2002), Raquel Tibol

Terminamos con otro libro de Tibol: una mujer que efectivamente convivió con la artista, a quien le debe –según cuenta– su carrera en México. Algo que hace en extremo interesante e invaluable a esta edición, es que su último capítulo en realidad fue escrito por la misma Frida. Líneas donde ella tuvo la oportunidad de plasmar lo que fue ser “la Kahlo”.

“Lo supe siempre. No hay nadie que aguante la libertad ajena; a nadie le gusta vivir con una persona libre. Si eres libre, ése es el precio que tienes que pagar: la soledad”.


.

Por: http://culturacolectiva.com/

Category:
  #MedaUnLibroDe
this post Fue compartido 0 veces
 500

Deja una respuesta